7

La historia de Sandia se remonta a la época en que Mayta Cápac logró extender su imperio hasta las selvas de San Gabán y el valle de Tambopata, cuyas riquezas auríferas ya eran famosas. Es probable que se hayan solicitado grandes cantidades de oro para el rescate del inca Atahualpa; sin embargo, estas riquezas no llegaron a su destino debido a la precipitada ejecución del inca en Cajamarca. Se habla de fabulosos entierros que los habitantes locales realizaron para evitar que cayeran en manos de los invasores españoles.

Durante la conquista (1538 a 1548), Hernando Pizarro encargó a don Pedro de Candía el descubrimiento de un país fabuloso llamado «CCORJHUAYA», al oriente del Cusco. Candía no logró culminar su expedición en su primer intento, pero posteriormente, don Pedro de Anzures de Campo Redondo continuó la misión, llegando hasta la región de los Mojos en las montañas de Bolivia y descubriendo los lavaderos de oro en Azaroma.

En el siglo XVI, los padres mercedarios del Cuzco organizaron una expedición que llegó hasta el valle del Tambopata. Pedro de Candia, recobrando su libertad, retomó su expedición, explorando la región de Carabaya y Sandia, llegando hasta el río Tambopata y fundando San Juan del Oro en esa época. Es probable que en Sandia, antes de la llegada de los incas, ya existieran habitantes en estos valles, posiblemente la tribu «ARAZAIRE o «PANAWUA». Durante la expansión incaica, Mayta Capac penetró en las selvas de San Gabán y Tambopata, extrayendo oro utilizado en la orfebrería inca.

En 1550, del valle del Tambopata, se extrajo una pepa de oro de 122 libras (56 kilos), que llegó a las arcas de Carlos V. Posteriormente, en 1567, se fundó el pueblo de Santa Úrsula del Misiquapo (actual Masiapo) a orillas del río Cuchu.

En 1668, el indio Calizaya descubrió la cascarilla en estos parajes, y en 1739, la importancia del caucho fue señalada por La Condamine. En 1778, los naturalistas Hipólito Ruiz y José Pavón estudiaron científicamente la cascarilla, y en 1790, la expedición de Alejandro Malaspina con el sabio alemán Teodoro Haencke también estudió esta planta en estas tierras.

Antropólogos como Erland Nordeskiold y Antonio Raymondi han dedicado atención especial a la provincia para estudiar la fauna, flora y minería. Esta rica historia demuestra que Sandia tiene un porvenir prominente y es conocida con razón como la «Despensa de la Región Puno».

HIMONO A SANDIA
CORO
Oh ¡ Sandia Edén de Flora, fauna y minería
Con emoción, idealismo y devoción,
Fervientes elevamos la bandera tricolor,
Por la justicia, democracia y libertad.
ESTROFA
I
El pueblo revitalizado sale al frente
Con ideales de integración y desarrollo.
Ciudad bella, apacible y exuberante,
Los ríos Sandia y Chichanaco sacias tu sed
Los Apus Cccapuna y Ccatasuyo como tus guardianes
El señor de Pacaypampa vela por tu protección.
II
El astro Rey nos da calor e ilumina.
De Kullawa y Wiracocha eres noble hija.
Serpientes quechuas guiaron nuestro porvenir,
Por firmes sendas de la prosperidad.
¡Oh Sandia! Tierra Ch’aya de bendita,
Productora de la hoja de coca, planta milenaria.
III
Paraíso terrenal, noble Provincia de Sandia,
Despensa de la Región y del País
El Rio Inambari y el Tambopata como bastión del Sur, El Bahuaja y Sonene gran pulmón de América, Junto a tus leales Waraqueros y Ayarachis, Por ti damos fuerza y ofrendamos la vida.